La alergia a alimentos empieza en la piel

La alergia
a alimentos
empieza
en la piel

Parece lógico pensar que las alergias a alimentos se desarrollan al ingerir la comida y ponerse en marcha el sistema inmunitario. La novedad es la evidencia de que la alergia a alimentos empieza en la piel. Y esto es especialmente cierto en los pacientes con dermatitis atópica (o piel atópica).

La alergia a alimentos es una epidemia (bastante cara)

Las reacciones alérgicas a alimentos son cuadros que pueden ser graves: hasta el 40% de los pacientes han tenido una reacción que potencialmente ha puesto en peligro su vida. Imagina la preocupación de los padres y del resto de la familia.

Y además un tercio de esos niños tienen alergia a múltiples alimentos. En el supermercado es una pesadilla. Hay que estar mirando todas las etiquetas. Estar atentos en cualquier momento.

No solo es peligroso, sino que también es caro. Se calcula que una familia europea con un niño alérgico a alimentos gasta casi 800 euros más que las familias donde no haya alérgicos.

Se altera el sistema inmunitario del niño

Las alergias son enfermedades del sistema inmunitario que tienen muchas caras y muchas de ellas a la vez. El enfermo alérgico puede sufrir de dermatitis atópica o “piel atópica”, alergia a alimentos, asma y rinitis alérgica. Incluso se pueden dar todas  a la vez. La unión entre todas es evidente y muy estrecha.

La alergia a alimentos es mucho más frecuente en niños con dermatitis atópica, una enfermedad muy común entre los más jóvenes. Hasta 1 de cada 3 niños padecen dermatitis atópica o piel atópica. Significa que en una clase de 30 alumnos hay 10 de ellos con “piel atópica”. Por eso es la enfermedad crónica de la piel más frecuente en niños.

Otras enfermedades alérgicas muy habituales en los hijos son el asma (1 o 2 de cada 10 niños) y la rinitis alérgica (4 de cada 10).

Todo comienza en la piel: la marcha alérgica

 

La marcha atópica o marcha alérgica es la evolución desde la dermatitis atópica hacia el desarrollo de alergias alimentarias, asma bronquial o rinitis alérgicas. Se empieza por la piel y más tarde aparecen otras enfermedades alérgicas.

Si el niño comienza con problemas graves de atopia en la piel de forma temprana (durante los 3 primeros meses de vida), aumenta el riesgo de sufrir alergia a alimentos. Hay estudios donde hasta el 50% de los niños con dermatitis atópica grave desarrollaban alergia al huevo, cacahuetes o semilla de sésamo con un año de edad.

Cada mes que pasa el niño con piel atópica se ha visto que aumenta el riesgo a desarrollar alergia alimentaria. La duración de la dermatitis atópica es por tanto un factor importante, a la vez que la gravedad del eczema.

Este es el mecanismo

En los pacientes alérgicos el sistema de las defensas está mal ajustado. Y la piel es la puerta de entrada por donde penetran los alérgenos alimentarios.  En los pacientes con dermatitis atópica la función de barrera de la piel alterada. Esto facilita la entrada de irritantes, bacterias y virus, así como alimentos.

Se ponen en marcha un ejército de glóbulos blancos del cuerpo humano conocidos como linfocito 2 colaborador (Th2). Y lleva a formarse anticuerpos contra los alimentos y los alérgenos ambientales como el polen o el polvo.

El sistema inmunitario tiene muy buena memoria: las defensas se acordarán en las siguientes exposiciones al alimento. Con muy poca concentración del alimento se podrá poner en marcha todo el ejército que llevará a la reacción alérgica.

¿Qué se puede hacer?

Sería lógico pensar que si conseguimos disminuir la gravedad y la duración de la dermatitis atópica potencialmente podríamos reducir la incidencia de alergia alimentaria.

Interviniendo en la inflamación en la piel estamos cerrando la puerta a la entrada de alérgenos alimentarios ambientales. Reduciendo esta exposición conseguiríamos prevenir la sensibilización y posterior desarrollo de alergia alimentaria.

Los hidratantes son capaces de reducir la dermatitis atópica aumentando la hidratación de la piel. Emolientes  que contienen ceramidas durante 6 meses han demostrado una reducción en la dermatitis atópica y la sensibilización a alimentos.

La dermatitis atópica no es solo un defecto de barrera, sino también un proceso inflamatorio. Hay que tratar la inflamación para proteger el desarrollo de alergia alimentaria. Los tratamientos proactivos con corticoesteroides antiinflamatorios en la dermatitis atópica disminuyen la inflamación en la piel. Esto se ha visto que se asocia con una importante reducción en la sensibilización a alimentos en niños con dermatitis atópica moderada y grave.


Imagen: Pixabay

alergia a los frutos secos

Buenas noticias para los alérgicos a los frutos secos

La vida de los pacientes que padecen de alergia a los frutos secos presenta dificultades en el día a día que la complican:

  • tienen que llevar adrenalina consigo para poder actuar en caso de shock anafiláctico,
  • conviven con el miedo a presentar una reacción grave que acabe en urgencias,
  • se ven muy limitados en los restaurantes o en las reuniones.

Algunos datos sobre la alergia a frutos secos

Alergológica es el estudio de referencia sobre las enfermedades alérgicas en España e indica cifras interesantes:

  • La alergia a los alimentos es más frecuente en niños y afecta al 3% de la población
  • Además se ha duplicado en los últimos 20 años
  • Los frutos secos son la segunda causa de alergia alimentaria después de las frutas. Y ambas causas siguen en aumento.
  • La alergia a frutos secos se asocia con mucha frecuencia a la alergia al polen
  • El picor y las ronchas o habones son los síntomas más frecuentes. Otros síntomas que se pueden notar son:
    • síndrome de alergia oral o picor en boca, lengua y garganta con hinchazón de labios trás tomar el alimento.
    • hinchazón de abdomen, diarrea, náuseas y vómitos
    • el cuadro más grave es la anafilaxia, consistente en hipotensión, cierre de vías respiratorias e incluso fallecimiento.

Cómo se diagnostica

Para un correcto diagnóstico de la alergia a los frutos secos la historia clínica es fundamental. Es el momento en el que el paciente cuenta lo que ocurrió, los alimentos sospechosos y la relación temporal entre la toma de alimentos o síntomas.

Posteriormente se realizarán pruebas alérgicas en la piel tanto con los extractos disponibles como con los alimentos en fresco.

En tercer lugar los análisis en sangre para buscar los alérgenos o incluso las proteínas responsables (se llama diagnóstico molecular).

También son recomendables en ciertos casos las pruebas de tolerancia. Estas consisten en darle al paciente el alimento en pequeñas dosis crecientes. Esta práctica se llevará a cabo siempre en un hospital por sí aparecen reacciones durante el proceso.

Y ahora puede haber una cura

Existe una terapia que consiste en reprogramar el sistema inmunitario dando pequeñas dosis del alérgeno: es la inmunoterapia. Gracias a ella se puede llegar a la curación, es decir que el paciente pueda tomar sin miedo el alimento en cuestión.

Para algunos tipos de alergias hay buenas noticias. Tal es el caso de la alergia a los cacahuetes, para cuyos pacientes una empresa de biotecnología francesa, DBV technologies  está desarrollando una vacuna.

Se trata de inmunoterapia epicutánea. Se colocan un parche en la piel que va liberando lentamente el alérgeno para que el paciente lo llegue a tolerar.

Cabe señalar que actualmente no está disponible para su comercialización. No obstante, se están realizado estudios clínicos con resultados prometedores. Es el caso del estudio PEPITES donde niños de 4 a 11 años alérgicos al cacahuete estuvieron probando durante un año esta nueva vacuna en parches para probar su eficacia y seguridad.


alergia a los perros

Si tienes alergia a tu mejor amigo ¿qué puedes hacer?

Hay una buena noticia si tú, tu pareja o tus niños sufren de alergia a tu mejor amigo o alergia a los perros: tiene tratamiento y en muchas ocasiones hasta puede curarse.

La primera de las medidas es saber bien de qué se trata

Seguro que pensabas que la alergia a los perros la producen los pelos. Y es cierto. Pero las proteínas culpables de la alergia no solo están en los pelos, sino también en la piel, glándulas salivales y parótida (glándula situada en la mandíbula).
Incluso una de esas proteínas está en la próstata de los perros detectándose solo en cantidades importantes en aquellos perros no castrados.

Cada vez hay más animales en las casas y esto hace que haya cada vez más alérgicos. En España más de 2 millones y medio de personas son alérgicos a los animales, siendo la tercera causa de asma alérgica, después de los pólenes y los ácaros.

Desgraciadamente no hay perros hipoalergénicos

Aunque se anuncian ‘perros que no producen alergia’, se trata realmente de animales que pierden menos pelo. Y sólo por eso no evitamos la exposición a la saliva y a otros alérgenos.

Es más, los estudios no encuentran diferencias comparando a perros que teóricamente no producen alergia con el resto de perros. Por lo tanto no hay motivos para recomendar esos animales en especial para los alérgicos a perros.

Entonces ¿qué debemos hacer ?

  • Lo primero es el diagnóstico:

Las pruebas alérgicas en la piel con extractos alergénicos son el método de elección para confirmar o descartar la sospecha de alergia a perros.

Se trata de pruebas rápidas, simples y eficaces a la hora de diagnosticar a un paciente alérgico.

Desde hace poco tiempo está disponible para el diagnóstico a la alergia a tu mejor amigo el diagnóstico molecular en sangre. Éste permite determinar con exactitud las proteínas responsables de la alergia.

  • Y poner tratamiento:

Unas vez identificadas las proteínas que causan la reacción alérgica podemos pasar al siguiente paso: plantear un tratamiento curativo con vacunas o inmunoterapia.

Así que ya sabes: ante la alergia a los perros acude a una cita con un alergólogo. Así no tendrás que renunciar a la compañía de uno de tus mejores amigos.

Las infecciones de vías respiratorias en niños ¿pueden acabar en asma?

El asma en los niños es una enfermedad compleja. Ésta se origina por la interacción entre la genética del paciente y la exposición ambiental a la contaminación, alérgenos y agentes infecciosos.

Los niños que están más predispuestos a tener asma tienen una historia familiar de enfermedades respiratorias y padecen dermatitis atópica (o piel atópica).

Más allá de ésto, es bien conocido que las infecciones del invierno por virus en los primeros años de vida están relacionados con la aparición del asma en niños, así como el empeoramiento y ataques de asma.

Por ejemplo, los niños que han nacido justo antes de la estación de los virus (de noviembre a marzo) tienen más probabilidad de tener asma a la edad de 5 años que aquellos que nacieron durante otras épocas del año.

También se ha visto que las bacterias pueden tener este mismo papel, interaccionando con los virus y llevando al desarrollo del asma. Los lactantes de 1 mes de edad que tenían bacterias en las vías respiratoria (Streptococcus pneumoniae, Moraxella catarrhalis, y/o Haemophilus influenzae) tenían casi 5 veces más probabilidad de tener asma a los 5 años de edad que aquellos niños que no estuvieran colonizados.

La interacción de infecciones de virus junto a las bacterias en los primeros años de vida puede llevar a posteriores episodios de asma.

Los diferentes microorganismos del tracto respiratorio (virus, bacterias y hongos) actúan en conexión en redes. Éstas determinan la respuesta del niño ante las enfermedades respiratorias, pudiendo conducir a una inflamación crónica de las vías aéreas de tipo alérgico y posteriormente asma.

La pregunta lógica que nos hacemos es ¿el tratamiento con antibióticos podría modificar la evolución hacia el asma de los niños con infecciones víricas y bacterianas? Algunos antibióticos macrólidos pueden tener un efecto antiinflamatorio. Éstos podrían reducir el riesgo de progresión a ataques graves de infecciones respiratorias

alergias alimentarias

¿Alergia a la Navidad?

Llega el mes de diciembre y de repente nos vemos inmersos en un montón de preparativos, reuniones, celebraciones. Afortunadamente celebramos reuniéndonos con familiares, amigos, colegas. Toda ocasión es buena para acudir muy bien dispuestos a cenas, comidas, ágapes, etc. Pero ¡cuidado! la navidad es la época del año en la que más aumenta el riesgo de padecer reacciones alérgicas.

Las causas son simples:

  • Aumentamos el consumo de alimentos altamente alergénicos (dulces, mariscos, frutos secos, etc)
  • Aumentamos la frecuencia de cenas y comidas fuera de casa: 7 de cada 10 reacciones alérgicas graves ocurren cuando se come fuera de casa.

Por lo tanto, es importante tomar conciencia de que las fiestas navideñas son un momento especialmente crítico en cuanto a alergias alimentarias. Y ser aún más cautelosos si hablamos de niños.

La alergia a los alimentos es un problema de salud pública que afecta a más de 17 millones de europeos. De ellos, 3,5 millones son menores de 25 años. El aumento más notable de las alergias alimentarias ocurre en los niños y en la gente joven.

Es importante saber

Los síntomas de una reacción alérgica aparecen normalmente en el intervalo de pocos minutos a pocas horas siguientes a la ingestión del alimento en cuestión.

La gravedad de cada reacción varía en función de:

  • la cantidad de alergeno ingerido,
  • la sensibilidad de cada persona,
  • factores externos (como el asma, el ejercicio físico o el consumo de analgésicos con alcohol, etc).

Llámanos y
solicita cita

952 120102 – 626 059172

Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00

Escríbenos un correo electrónico

Como afectan las lluvias al polen

Como afectan las lluvias al polen

Como afectan las lluvias al polen

El alergólogo José Manuel Barceló acudió al plató de Torremolinos TV para hablar sobre las principales alergias que afectan a los malagueños.

 

 

El clima es fundamental en los padecimientos alérgicos, ya que tal como comenta en el video, la cantidad de agua que haya caido fundamentalmente durante otoño e invierno determinará la cantidad de polen que habrá. Así la influencia de las lluvias sobre el polen para poder predecir los síntomas que sufrirá el paciente.

Es posible medir los granos de polen que circulan en el aire y relacionarlo con los factores meteorológicos, fundamentalmente lluvia, viento, altitud e insolación. Esto permite prever los peores momentos que sufrirá el paciente porque hay más polen en el aire.

Mientras que la lluvia limpia el ambiente y hace que desciendan los niveles de polen, la temperatura influye de forma positiva sobre la cantidad de polen en el aire. El calentamiento global producido por el cambio climático ha provocado un aumento de los gases con efecto invernadero y del dióxido de carbono (CO2) atmosférico. El CO2 condiciona directamente a la biología de las plantas, ya que es la fuente de carbono que necesitan para realizar su fotosíntesis.

Es por ello que hay estudios que predicen un incrmento en los niveles de polen en el sur de España si continúan aumentando las temperaturas por el calentamiento global en el cambio climático.

El viento es igualmente importante sobre todo si proviente del oeste o del norte, lo que en Málaga es conocido como «terral». El aire arrastra el polen desde las zonas con abundancia de árboles y plantas, sobre todo si los pólenes son de pequeño tamaño, como es el caso de las parietarias, el olivo o las gramíneas.

Fotografías: Michael Jastremski / Torremolinos TV

Olivo, gramíneas y parietaria principales alergias de los malagueños

Olivo, gramíneas y parietaria principales alergias de los malagueños durante estas fechas

Olivo, gramíneas y parietaria principales alergias de los malagueños durante estas fechas

Olivo, gramíneas y parietaria principales alergias de los malagueños durante estas fechas

 

Málaga se prepara para una temporada primaveral de alergias con adelanto de los pólenes estacionales provocado por las lluvias recogidas este invierno. El olivo, cuya floración no es simultánea en toda la provincia, se presenta como principal amenaza.

Desde hace ya unos semanas en Málaga y el resto de nuestro país sufrimos el periodo de alergia estacional. Por una lado la cantidad de lluvias recogidas durante el otoño y el invierno y por otro, una distribución de estas mucho más escalonada que en años anteriores.

 El olivo se ha adelantado casi un mes sobre lo habitual, apareciendo a principios de abril

El Dr. José Manuel Barceló, alergólogo y jefe de servicio de alergia del Hospital Vithas Parque San Antonio afirma que «las lluvias de otoño e invierno están muy relacionadas con las alergias que sufrimos durante la primavera. Este año, además, ha traido consigo un adelanto en la llegada del que es, casi con toda seguridad, el polen   estacional que más afecta a nuestra ciudad: el proveniente del olivo. Si por norma general este empieza a provocar los primeros síntomas a finales del mes de abril o inicios del mes de mayo, este año ha brotado a  principios de abril, adelantándose casi un mes sobre lo habitual».

Málagaes: Olivos, gramineas y parietaria
Málagaes: Olivos, gramineas y parietaria

Más allá de este polen, hay otros dos que durante estos días traen de cabeza a miles de malagueños: las gramíneas y la parietaria. El primero de ellos se suele solapar con el del olivo compartiendo periodos de máxima influencia sobre la población.

La parietaria, por su parte, es mucho más perenne que los dos anteriores, ya que su floración comienza a finales de invierno (febrero e inicio de marzo) y se prolonga durante el verano y comienzos del otoño.

Viento y humedad, factores clave en la incidencia y el aumento de la sintomatología típica de este tipo de pólenes.

Para el Dr. Barceló existen dos componentes externos importantes en el polen: el viento y la humedad. «En todos los pólenes debemos tener muy en cuenta la influencia del viento, ya que cuando este viene de levante, es decir del mar, limpia el ambiente. Si por el contrario procede del poniente, o del norte, lo que aquí llamamos ´terral´, introduce las partículas hacia el interior y la incidencia es mucho mayor. Si hablamos de los ácaros, su incidencia va íntimamente ligada con la humedad relativa del ambiente, y para prevenirlos no sólo basta con permanecer en ambientes cerrados o con sacar y guardar la ropa de verano e invierno.  A más lluvias mayor incidencia, de ahí que la reproducción de estos arácnidos sea muy complicada en climas secos».

La Opinión de Málaga:: Olivo, gramineas y parietaria
La Opinión de Málaga:
Olivo, gramineas y parietaria

 

 

Fotografías: Brijuni / Tosca Serveis Ambientals / Matt Lavin

Alergólogo Alergias Málaga

Alergias Málaga Alergólogo Doctor Barceló

952 120102  626 059172

informacion@doctorbarcelo.com

Calle Pinzón, 10.
29001 Málaga
Como llegar
Como llegar

Sígueme en la redes sociales

La información proporcionada por éste sitio web es con motivos educacionales, de comunicación e información, y no pretenden en ningún caso sustituir o reemplazar el consejo médico o el tratamiento de su doctor. En caso de tener dudas, es aconsejable que consulte con su médico de referencia.

The information provided in this website is for educational, communication and information purposes only, and is not intended to replace or constitute medical advice or treatments. If in doubt, please look for medical attention to your doctor.

Copyright © Derechos reservados DOCTORBARCELO.COM - All rights reserved doctorbarcelo.com